Cambio de figura legal: de tercero de confianza a prestador de servicios de confianza

Tercero de confianza UE

Tanto si llevas tiempo siguiéndonos y visitando nuestros artículos del blog como si eres nuevo leyéndonos, podrás observar que hay un término que aparece de manera continua en muchos de nuestros post: el tercero de confianza.

El tercero de confianza es la figura legal que nos amparaba pero, con la aparición de la Ley 6/2020, de 11 de noviembre, reguladora de determinados aspectos de los servicios electrónicos de confianza quedan derogadas las siguientes disposiciones:

  1. Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica.

  2. Artículo 25 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

  3. Orden del Ministerio de Fomento de 21 de febrero de 2000 por la que se aprueba el Reglamento de acreditación de prestadores de servicios de certificación y de certificación de determinados productos de firma electrónica.

Lo anterior significa, en resumidas cuentas, que desaparece la figura legal que nos amparaba “el tercero de confianza” y aparece la de “prestador de servicios de confianza”.

Dada la importancia de este cambio, queremos contarte todo lo que consideramos relevante con respecto al tema en este artículo.

¿De dónde nace este cambio?

La creación de la figura legal del tercero de confianza nace gracias a su aparición en la ley de Servicios de la Sociedad de la Información en el año 2002, y su propósito era servir como figura imparcial y ajena entre dos partes, encargándose de archivar las declaraciones de voluntad que se produjeran entre ambas partes. La creación de esta figura fue un gran hito que supuso la regulación de los correos electrónicos certificados y, por lo tanto, dio mucha fuerza a nuestro sector.

Bien, hasta aquí todo correcto, el problema aparece cuando esta figura no se encuentra reconocida como un servicio de confianza en el reglamento eIDAS (el reglamento sobre identificación electrónica y servicios de confianza aplicado en todos los estados miembros de la Unión Europea, puedes consultarlo aquí), por lo que se hacía necesario cambiar drásticamente la figura legal para poder actuar en el ámbito europeo sin ningún tipo de problemas y bajo el amparo legal del marco europeo.

Como bien se observa en el texto de la propia ley encargada de realizar este cambio publicada en el BOE (puedes consultar la ley haciendo clic aquí), “el objeto de esta ley es, por tanto, adaptar nuestro ordenamiento jurídico al marco regulatorio de la Unión Europea, evitando así la existencia de vacíos normativos susceptibles de dar lugar a situaciones de inseguridad jurídica en la prestación de servicios electrónicos de confianza”, la finalidad de esta nueva ley es adaptarnos al marco regulatorio de la Unión Europea.

Es decir, esta regulación no nace de la nada y lleva años siendo contemplada. No llega precisamente pronto ya que estaba prevista para el año 2018, pero es un cambio más que necesario ya que carece de sentido mantener una figura legal que no se adapta a la normativa de la Unión Europea y que tarde o temprano podría no obtener reconocimiento con los problemas legales que esto puede suponer.

Aunque pueda parecer un proceso tedioso, estamos encantados con la aparición de esta nueva normativa ya que supone una gran expansión del ámbito legal de nuestros servicios y una regulación más que necesaria. A continuación te contamos qué hemos tenido que hacer para pasar de ser un tercero de confianza a un prestador de servicios de confianza.

¿Qué hay que hacer para pasar de ser un tercero de confianza a ser un prestador de servicios de confianza?

A partir de la publicación de la ley anteriormente explicada, todos aquellos considerados “terceros de confianza” que quieran seguir prestando los servicios inherentes a su actividad, deben cambiar su figura legal a un prestador de servicios de confianza por los motivos previamente explicados.

Para convertirse en un prestador de servicios de confianza es decir, una persona física o jurídica que presta uno o más servicios de confianza, se deben de iniciar una serie de procedimientos entre los que destacan los siguientes:

  • Comunicar su actividad al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, en el plazo de 3 meses desde la publicación de la nueva ley.
  • Para que se incluya su figura en la nueva lista de Prestadores de Servicios Electrónicos de Confianza se deberán cumplir una serie de requisitos que verifiquen la identidad del prestador y la idoneidad de la empresa y sus métodos de certificación.

Podemos afirmar finalmente que Mailcertificado es una empresa reconocida como Prestador de Servicios Electrónicos de Confianza por el organismo mencionado y que cumple con todos los requisitos exigidos.

Esperamos que os haya ayudado este artículo a resolver vuestras dudas y os dejamos este enlace a nuestro apartado legal por si necesitas conocer más detalles sobre todo lo que rodea a la validez legal de nuestros servicios de comunicación certificado y firma digital.

 

 

 

Ir arriba